DISCURSOS DE DESPEDIDA

Publicada en Publicada en Periódico Digital

RAQUEL: Cuando llegamos al colegio muchos lloraban porque no querían ir, pero cuando entraban, ya paraban de llorar. Conocimos a nuestros primeros amigos.
Casi todos nos empezamos a conocer en Infantil, otros se han incorporado durante los siguientes cursos y hemos seguido juntos hasta hoy. En el camino algunos se han tenido que ir y los echamos de menos en muchas ocasiones.
LUCÍA: Cuando llegamos, tuvimos miedo porque no sabíamos qué iba a pasar, pero luego se nos pasó cuando conocimos a nuestras profesoras: Arona, Mª Cruz y Magdalena. Ellas nos enseñaron lo básico: las formas, los colores, a escribir nuestro nombre… ¡Eso sí, siempre en mayúsculas! En Infantil todo era a lo grande, menos nosotros. Lo mejor era que a veces solo pintábamos y nos lo  pasábamos bien.

RAQUEL: Cuando pasamos a Primaria nuestros profesores fueron: Ricardo a quien le gustaba mucho el teatro y la música, Eva que era muy tranquila y siempre usaba un montón de muñecos para que recordáramos las reglas ortográficas y otros contenidos como Pupi el extraterrestre, Cecilia la muñeca de trapo, Petete el conejo y los duendecillos de gorros rosas amigos de Petete; Catalina a la que llamábamos Caty que se enfadaba muy pocas veces y Pilar que a veces traía a su marido a clase cuando se lo pedíamos. Pilar era muy exigente en la asignatura de plástica. Incluso a veces, cambiaba la clase de matemáticas por la de plástica.

LUCÍA: Con ellos hicimos experimentos como el del huevo en vinagre, teatro, sushi… ¡Qué divertido! Los siguientes dos años nuestras profesoras fueron: Teresa, que se reía mucho con Álvaro y siempre cantaba canciones como “La sabanita”, “Mi carro”…, Cristina a la que le encanta el orden y María José, que fue sustituida por Isabel y ésta por Guadalupe que nos daba chuches cuando nos portábamos bien.

RAQUEL: Y por fin llegamos a 5º y 6º. Nuestra profesora fue Cristina. Cristina tiene paciencia infinita y es mentalista, siempre sabe lo que estás pensando y tiene ojos en el cogote porque te ve aunque esté de espaldas. Asun, que te dice las cosas en voz muy alta, pero que explica muy muy bien las cosas. Y Elena a la que le encanta el teatro, en inglés por supuesto y las canciones de los años 80. Nos acordamos de Damir, que fue el auxiliar de inglés que venía de Chicago y nos enseñó conversación.

LUCÍA: Ya nos vamos y en el camino esperamos conocer a gente maravillosa. Hemos crecido, hemos madurado y por eso nos sentimos preparados para afrontar una nueva etapa de nuestras vidas, con éxito y confianza. Y todo esto gracias a:

JUNTAS: A nuestras familias, por apoyarnos en los momentos difíciles.

A los profesores por la paciencia y la enseñanza que nos han dado.

A nuestros amigos por estar ahí siempre y hacer esto más divertido.

Al recreo por darnos el descanso que necesitamos tras duras jornadas de trabajo.

Al colegio, por habernos acogido durante estos años tan importantes para nosotros.

¡Gracias y hasta pronto!