LA MALDICIÓN DEL COCODRILO DE RICLA

Publicada en Publicada en Periódico Digital
Descargar archivo adjunto

 

El jueves 21 de septiembre, vino a visitarnos a las clases de sexto una paleontóloga que se llama Jara Parrilla la cual nos explicó en qué consistía su oficio. Además nos puso un documental que trataba sobre “LA MALDICIÓN DEL COCODRILO DE RICLA”, que es de lo que vamos a hablaros a continuación.

Su oficio trata de investigar fósiles, limpiarlos y estudiarlos. Ella se dedica a estudiar los fósiles marinos del pasado.

Nos explicó que todos los dinosaurios son terrestres y que los animales que convivían con ellos aunque volasen o viviesen en el agua eran reptiles.

En el documental explicaban:

Hace 165 millones de años Ricla era un mar somero (cerca de la superficie) en el que habitaban bivalvos, moluscos y otros animales acuáticos .No era un mar tranquilo, sino que vivían en él depredadores, entre ellos estaba un cocodrilo con aspecto de delfín. Durante años sus secretos estuvieron a punto de desaparecer.

El momento de su hallazgo fue en 1994. En el instante en el que el AVE iba a pasar por encima de los restos, unos paleontólogos los salvaron. Cuando estaban excavando encontraron unos nódulos en los que asomaban unas pequeñas esquirlas de hueso. Intrigados decidieron llevar los restos a la Universidad de Zaragoza. Poco a poco las piezas fueron encajando. El aspecto general era desconcertante, porque sin duda, era un reptil marino. Sin embargo, su cráneo recordaba al de un cocodrilo.

¿QUÉ SON LOS COCODRILOS?

Es un grupo de animales cuadrúpedos, con una cola larga y cabeza aplastada. Pertenecen a los Arcosaurios al igual que los Terosaurios  (reptiles voladores). Al finales del Triásico (hace 220-230 millones de años)hubo muchos tipos de cocodrilos. Desde carnívoros con dieta piscívora hasta insectívoros. Nunca ha habido cocodrilos aéreos.

El cocodrilo de Ricla se caracteriza por su  rostro largo, fino y con un montón de dientes pequeños que con ellos podía atrapar peces pequeños. Al contrario de los cocodrilos actuales, que tienen los ojos en la parte superior del cráneo, el de Ricla los tenía lateralmente y gracias a eso les facilitaba la visión bajo el agua. Tenían aletas en vez de patas y una cola larga parecida a la de los tiburones, para propulsarse mejor bajo el agua. Es un  género y especie enorme, no hay ninguno igual en el mundo. Es el más primitivo en su linaje. Es muy importante porque en España no se había encontrado un cocodrilo tan completo.

Tras dos décadas por fin se ha roto la maldición (ningún paleontólogo había conseguido antes estudiar ese cocodrilo):

  • Sus restos fueron rescatados del AVE.
  • Los otros restos fueron rescatados de la roca que los ocultaba.
  • Encontró a alguien de su “altura” que pudo estudiarlo.

Después de que se rompiese la maldición los paleontólogos no querían olvidarse así que la llamaron MALEDICTOSUCHUS RICLAENSIS.

Esto ha sido todo, esperemos que os haya interesado.

Gracias a JARA PARRILLA, por venir y enseñarnos todo esto.

 

 

PAULA ANTÓN Y LUCÍA GALLEGO (6ºA)